viernes, 11 de junio de 2010

MUEBLES LUIS XV

Luis XV (1710-1774) fue un rey francés que promovió algunos cambios en el arte y la arquitectura. Surgen durante este periodo la ornamentación de origen chino y el estilo Rococó, con uso de maderas enchapadas en colores claros y marquetería trabajada, pintadas con motivos predominantemente vegetales. Esta época se caracteriza por innovaciones temáticas y de técnicas.Muebles 
Luis XV
Las principales innovaciones son el salón de fumar, y la biblioteca. También tuvo gran importancia la influencia oriental y la adopción de algunas técnicas venidas de aquellas tierras.
El laqueado oriental es imitado, así como otras técnicas de acabado con aires exóticos, como el calco y e collage. A esta tendencia mobiliaria se la denomina “chinoiserie”.
Los muebles con dejos del austero estilo neoclásico, el resurgimiento del gusto por las estancias íntimas y cómodas, son algunas características de la época.

Estilo Luis XV:

Este periodo es uno de los más prolíficos de la decoración, donde incursionan los bronces, las guirnaldas, cintas y volutas, junto a nuevos diseños de muebles, como las camas entre otros. Las líneas sinuosas, los colores suaves, el refinamiento informal se identifican con la mayor presencia femenina en la corte.
Muebles 
Luis XV Las sillas Luis XV junto con la cómoda son de lo más representativo de este estilo. Donde abundan las líneas curvas, los arabescos, y los detalles de suma riqueza.
Durante este reinado tiene su auge la fabricación de los gobelinos, donde se abandonan los temas épicos e históricos, que son sustituidos por escenas de la mitología, galantes, que son coronados por alentours (orla que rodea el motivo central, como si fuese un paño decorado con motivos animales o vegetales.
El modo de vida hedonista del monarca, se traduce en la decoración que se ocupa de la belleza y la sensualidad, con un derroche de lujo.
Este es el primer ejemplo de estilo integral, pues se ocupa del diseño completo de los ambientes en todos sus detalles, desde los papeles pintados, a los ropajes, las lámparas y demás accesorios.
La ornamentación de este periodo es superficial, opulenta y delicada a la vez, destinada a convertir la existencia en un placer estético continuo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada